Cinco consejos para el cuidado de los pies cuando hacemos senderismo

Artículo publicado el 24/05/2016 por Saltratos - Rutes Pirineus

Artículos Técnicos

Los pies son una parte de nuestro cuerpo esencial cuando hacemos rutas de senderismo o de alta montaña. Sin embargo, muchas veces no les prestamos la atención que merecen y solo nos acordamos de ellos cuando tenemos algún problema: dolor, hinchazón, ampollas, sequedad... De la mano de nuestro patrocinador Saltratos -marca farmacéutica especialista en el cuidado de los pies desde 1921- a continuación os damos cinco consejos que pueden seros de gran utilidad para cuidar adecuadamente los pies:

1. Usar un calzado adecuado.

El calzado es vital para la salud de los pies. Las ampollas, por ejemplo, suelen producirse como consecuencia de un ajuste defectuoso del pie en el calzado, ya sea con la bota o con el calcetín de montaña, provocando rozamiento doloroso y molesto. Es importante que los calcetines se adapten bien al pie sin posibilidad de pliegues sobre la piel y que estén confeccionados con el mínimo de costuras. También es importante escoger las botas adecuadas para nuestros pies y que nunca las utilicemos nuevas (por primera vez) para realizar una actividad de larga duración. Recomendamos preguntar y dejarnos aconsejar por los profesionales que hay en las tiendas especializadas. En función de la actividad y características del terreno, los elementos clave que deberemos valorar son: caña (alta / baja), suela, impermeabilidad, transpirabilidad, flexibilidad y dureza, cramponable (para rutas con nieve y hielo).

2. Mantener los pies hidratados para evitar la sequedad.

Cuando sometemos nuestros pies a esfuerzos intensos los sentimos cansados y recalentados. Cuidar adecuadamente los pies después del ejercicio acorta el tiempo de recuperación y puede evitar problemas mayores. En este sentido, la hidratación de los pies es fundamental. Un producto que nos puede ayudar a hidratar los pies tras el esfuerzo es:

• Crema balsámica y tonificante específica para pies cansados sometidos a esfuerzos. Ver producto

3. Realizar masajes de recuperación en piernas y pies.

Los masajes de recuperación aplicados sobre los músculos de piernas y pies favorecen la desaparición de las desagradables sensaciones provocadas por la fatiga y la pesadez después de haber realizado una actividad en la montaña. Los masajes estimulan el retorno venoso y aceleran los procesos de recuperación. El mejor momento para realizar este tipo de masaje es unos 30 minutos después de finalizar la actividad, cuando el organismo todavía está caliente. Es altamente recomendable utilizar algún tipo de aceite o gel durante la realización del masaje. Saltratos dispone de productos especialmente diseñados para ello:

• Gel Frío Piernas. Ver producto

• Gel Refrescante para pies. Ver producto

En el artículo "¿Cómo se hace un masaje de recuperación en piernas y pies?" encontraréis más información sobre los masajes de recuperación.

4. Mantener una higiene de los pies adecuada.

Una buena higiene de los pies es importante para disfrutar de la montaña sin molestias. Tener los pies limpios, lavarlos bien y secarlos adecuadamente, prestando especial atención al espacio entre los dedos -para evitar la aparición de hongos-, es algo que deberíamos hacer antes y después de realizar cualquier ruta. Es recomendable utilizar jabones ligeramente ácidos y agua templada. Asimismo, las uñas deben cortarse rectas para evitar puntas que puedan clavarse en la puntera de la bota.

5. Prevenir la formación de callos y durezas.

Los callos son producidos por la presión continua sobre un punto concreto de la piel. Para compensar esta presión, el cuerpo produce un exceso de células cutáneas y forma una capa de piel muerta y endurecida que protege el área afectada por la presión. En algunos casos esta capa de piel muerta penetra hasta las capas más profundas de la piel y provoca dolor. La mejor forma para prevenir los callos es evitando el exceso de presión, un podólogo podría ayudarnos a realizar un estudio de presiones. La hidratación también es un factor clave para la prevención. Os recomendamos la aplicación diaria de una crema regenerante:

• Crema regenerante formulada para pies secos y estropeados. Ver producto